Inauguración FTN Tramo I

OBRA DEBE TERMINARSE EN FEBRERO DEL 2014
El 50% de la FTN está pavimenta

Presidente Pérez Molina inaugura 6% de tramo carretero de 335 kilómetros.
La Franja Transversal del Norte (FTN), una carretera de 335.73 kilómetros que unirá Hue- huetenango, Quiché, Alta Vera- paz e Izabal, tiene 50.9% de pavimento, informó la compañía constructora Solel Boneh.
Arístides de Jesús Valle, coordinador general de la obra por la compañía, indicó que se ha pavimentado 171 kilómetros, en las cuatro fases.
Ayer, el presidente Otto Pérez Molina inauguró 24 kilómetros de la FTN —6 por ciento del total—, entre Fray Bartolomé de Las Casas y la aldea Las Peñitas, Alta Verapaz.

AVANCE DE LA OBRA
La construcción de la FTN está dividida en cuatro tramos: el primero, de 96.13 kilómetros, de Modesto Méndez, Izabal, a Raxruhá, Alta Verapaz. Se han pavimentado 58 kilómetros.
El segundo es de 91.69 kilómetros, de Raxruhá a Playa Grande, Quiché, con avance de 70 kilómetros.
En ese tramo hay conflicto, por que pobladores de Raxruhá piden que la carretera pase por el pueblo, y el trazo original lo rodea.
Pérez Molina dijo durante el acto, que según acuerdo alcanzado con la comuna local, el Gobierno hará una calzada de la cabecera a la FTN.
El tercer tramo del proyecto es el más atrasado, ya que de 63.81 kilómetros entre Playa Grande y la bifurcación Tres Ríos, Quiché, se han pavimentado solo 11 kilómetros.
Valle comentó que la meta de la empresa es apresurar la construcción en el área.
El cuarto trayecto es de 84 kilómetros, entre la bifurcación Tres Ríos y la finca La Trinidad, Huehuetenango, con pavimentación de solo 32 kilómetros.
Ese tramo tiene otro conflicto, ya que los pobladores de las comunidades El Aguacate y Ya- lambojoch, Huehuetenango, se oponen al paso de la carretera, que representa 11 kilómetros de la FTN. El mandatario dijo que la negociación continúa.
COSTO Y FINANCIAMIENTO:
Pérez Molina explicó que la obra le costará US$261.2 millones al Estado —unos Q2 mil 45 millones—, y se debe concluir el 3 de febrero del 2014.
De esos fondos, US$3.2 millones fueron para el diseño, US$209.5 para la construcción, US$742 mil para gestionar derecho de vía y US$47.6 millones para mantenimiento durante 10 años. Todo el proyecto está a cargo de la firma israelí Solel Boneh.

La obra se financia con fondos del país y un préstamo del Banco Centroamericano de Integración Económica, contratado por el Ministerio de Comunicaciones el 11 de septiembre del 2009 por US$203 millones, a una tasa de interés de 5.9%, la segunda más alta pagada por el Estado y a 20 años plazo.
Al 31 de diciembre del 2011, el Gobierno había pagado US$6.6 millones en intereses, a lo que se suma una multa por US$2.5 millones por atrasos en el gasto del crédito.